Espagne, Amérique latine, Portugal, Afrique lusophone

Conceφtos

España, América latina, Portugal, y Africa lusófona

 

(a) A la vez emblemática (el “conceptismo” es un momento intelectual característico de la península ibérica) y fecundamente problemática en el mundo hispánico y lusófono (en el que a menudo han sido antepuestos a la producción estrictamente filosófica otros tipos de propuestas ensayísticas), la conceptualidad que le inspira su nombre a la revista editada por el laboratorio de investigación EA3656 AMERIBER implica un arraigo constitutivo en la teoría. Es decir, tanto en lo que tiene que ver con una elaboración teórica ya efectiva, como en lo que podría constituir en sí mismo una propuesta nocional. Se aprovechará aquí la plurivocidad, a veces dialéctica, de la palabra “conceptos”.

(b) En efecto, instruyendo en un primer tiempo una abstracción con ambición totalizadora, el concepto, que se opone en este sentido a las sensaciones y a los afectos, es el modo de representación característico del procedimiento científico. Este tipo de representación implica un sistema simbólico y favorece la articulación en la aprehensión de los objetos y fenómenos. Pero como sabemos, oponiéndose a esas teorías sustancialistas de la representación, el concepto pudo luego aparecer –y en primer lugar con Nietzsche, que, como más tarde Deleuze, nos remite por supuesto al conceptismo de Gracián ya mencionado)– como el quehacer subjetivo del creador o del artista, que determina lo que premia, sea “caprichosamente”, sea en una apertura a la contingencia, una disponibilidad. El concepto también fue presentado por los contextualistas como determinado principalmente por la situación de enunciación (o historicidad: ¿cuándo y dónde hay concepto?), con el punto álgido de la aproximación, determinante si nos atenemos al segundo Wittgenstein, de los “aires de familia” que pretenden acabar tanto con la rigidez de la subsunción como con el mito de la totalización.

(c) La conceptualidad así entendida abarca: la teoría literaria (elementos de narratología, poética o retórica); la teoría semiótica, (las nociones lingüísticas, y también las herramientas metodológicas de las artes visuales o de la esfera videolúdica), los instrumentos de aprehensión propios de las ciencias sociales y políticas, las escuelas psicoanalíticas y por supuesto las teorías filosóficas.

(d) La revista Conceφtos está abierta al estudio en propio de conceptos (tomados en sí mismos como objetos), pero su indudable vocación es privilegiar la aplicación del material conceptual a unos objetos culturales, societales o políticos del mundo hispánico y lusófono, para los cuales estos conceptos resultarían particularmente relevantes o actuales. Determinarán esta predilección por una parte, la exigencia de un grado mínimo de especificidad de dichos conceptos (que no sean demasiado generales: es notoria la correlación inversa entre extensión e intensión) ; y por otra parte la vigilancia respecto a su eventual sobreexposición en el campo científico contemporáneo (aunque los efectos de moda en el campo conceptual, innegables, pueden, como lo sugerimos más arriba al evocar el contextualismo, ser a su vez considerados como objetos de análisis).

(e) Los dossiers alrededor de los cuales se articulará cada número de la revista enfocarán por consiguiente sea un concepto, sea, si puede considerarse desde el punto de vista su producción teórica, a un autor del mundo hispánico o lusófono: crítico literario o de arte, lingüista, politólogo, sociólogo, historiador, sicoanalista, filósofo, etc. En complemento de los artículos nutriendo esos dossiers la revista publicará un número determinado de contribuciones a modo de varia que no tendrán pues en común con los primeros más que su observancia de la línea editorial previamente definida. Ciertos números propondrán entrevistas con personalidades significativas en afinidad con el campo temático del dossier. Esa afinidad también podrá definir las obras reseñadas en la revista y ocasionalmente sustituirse al criterio por defecto: la actualidad teórica en los campos ya mencionados y esta vez no circunscribiéndose al mundo hispánico y lusófono. También se acogerán creaciones o traducciones de textos teóricos habida cuenta de que la revista considerados su ámbito de producción y su potencial área de difusión, es trilingüe: francés, español y portugués, y que los dossiers podrán centrarse en una de las áreas europeas, americanas o africanas, inducidas por esos últimos dos idiomas.